+(591) 77372092

Una de las enseñanzas que siempre me ha gustado es el hecho de que la diferencia entre una persona ordinaria y una persona extraordinaria está en ese “Extra” que viene antes de lo ordinario, siempre me han gustado las listas que indican diferencias detalladas entre un elemento y otro, más aún cuando ambas se parecen o cuando las diferencias no suelen especificarse por el sentido común, en esta oportunidad he decido hacer una lista de 10 diferencias entre personas extraordinarias, exitosas y productivas en contraparte a las personas ordinarias, mediocres de bajos resultados.

1. Las personas extraordinarias están orientadas a la acción flexible, las ordinarias son rápidas para rendirse.

La acción siempre vence a la inacción, el movimiento produce energía, la acción produce valentía e impulso; si encuentro algo en común entre toda la gente extraordinaria que conozco es que siempre está haciendo algo valioso, ya sea emprender, enfrentar obstáculos, comenzar de nuevo, desafiarse a si mismos, aprender, reinventarse, etc.

Las personas extraordinarias siempre están orientadas actuar, pero esta acción también es flexible, si ven razones para ajustar los métodos que están utilizando lo hacen, conforme van recorriendo el camino se hacen los ajustes necesarios para lograr lo que quieren conseguir.

Por otra parte las personas ordinarias son rápidas para rendirse y echarse para atrás ante los primeros obstáculos y los primeros errores o fracasos, parecieran olvidar que nadie nace sabiendo y que se aprende más de los errores que de los aciertos.

2. Las personas extraordinarias entienden que hay elementos necesarios e imprescindibles, las personas mediocres creen que cualquier elemento puede ser sustituido.

Una persona extraordinaria entiende que hay recursos, valores, virtudes, experiencias, habilidades, conocimientos, hábitos, disciplinas y actitudes que son imprescindibles para madurar, desarrollarse como persona y alcanzar un éxito integral.

Las personas ordinarias piensan que la carencia de ciertos elementos es compensada con la abundancia con otros, piensan que el dinero compensa su falta de carácter, que la prosperidad compensa o justifica el tener poco tiempo libre, que sus deleites compensan su falta de disciplina, etc.

Las personas Extraordinarias comprenden que hay elementos insustituibles que de no conseguirse puede terminarse pagando un precio elevado .

3. Las personas extraordinarias evalúan su vida y la de los demás en términos de progreso y aprendizaje, las personas ordinarias evalúan su vida y la de los demás en términos de éxito o fracaso.

No creo que fracasar y equivocarse sean un requisito para el éxito, pero si creo que los fracasos, errores traen enseñanzas valiosas que nos pueden ayudar a alcanzar el éxito y tener la experiencia que muchos quienes tienen éxito a la primera no llegan nunca a aprender.

Las personas extraordinarias saben que la habilidad y la experiencia son acumulativas, se requiere tiempo para alcanzar niveles de pericia y el expertise que produzca resultados valiosos, las personas ordinarias tienden a creerse un éxito o un fracaso con los resultados preliminares y por ello se desaniman, abandonan, se confían demasiado o dejan de aprender y esforzarse.

Muchos libros de autoayuda dan la siguiente premisa para la vida: El fracaso no existe solo existe el aprendizaje.

Las personas ordinarias terminan no cosechando lo que sembraron porque no vieron la vida en términos de progreso y aprendizaje creyendo que se fracasó sólo porque la semilla no se convirtió en fruto rápidamente.

4. Las personas extraordinarias actúan valorando la planificación y la preparación, las personas ordinarias actúan como si la planificación y la preparación fueran una pérdida de tiempo

Puede que ya hayas leído muchos libros acerca de lo importante que es planificar y prepararse, pero déjame hacerte una pregunta ¿Cómo como valoras en la práctica ese conocimiento? si de verdad creyeras que la planificación y preparación son importantes estoy seguro que lo harías, por otra parte quizá seas simplemente conocedor de lo valioso que es planificar y prepararse pero actúas como si hacerlo fuera una pérdida de tiempo.

Puedes intelectualmente conocer lo importante que es planificar y prepararse pero en lugar de hacerlo vives como si fuera una pérdida de tiempo. No estoy hablando de lo que crees o dices creer, sino de como actúas ante la planificación y la preparación.

5. Las personas extraordinarias tienen metas y planes claros, las personas ordinarias no tienen claro lo que quieren ni como conseguirlo

La claridad es poder, y las personas extraordinarias lo aprovechan; tener metas y planes claros llevará a resultados claros, tener metas y planes borrosos llevará a resultados borrosos o a no tener resultados en absoluto.

6. Las personas extraordinarias se ven a si mismas como personas exitosas, las personas ordinarias no logran verse a si mismas como personas exitosas.

Ve siempre lo bueno de cada situación, y si no lo hay asegúrate de ser quien tú quien lo aporte.

La autoimagen y la autoestima están muy relacionadas con nuestra capacidad para lograr objetivos, quien no se vea de forma positiva simplemente no se trazará metas grandes, o se creerá indigno de los éxitos que puede lograr con su potencial, y al ver algo como imposible lo más natural es que no de los primeros pasos y tienda a rendirse fácilmente.

¿Eres capaz de verte a ti mismo como una persona exitosa y digna del logro de tus más ambiciosas metas personales?

Si no lo eres, te sugiero que empieces a trabajar en tu autoestima y tu autoimagen hasta que puedas creerte el cuento.

7. Las personas extraordinarias disfrutan hablar acerca de su aprendizaje, sus resultados y su éxito; las personas ordinarias disfrutan quejarse

No voy a negar que me he quejado muchas veces y de muchas cosas y que cualquier ser humano lo hará, no obstante no es algo permanente en mi, no es algo que disfrute; prefiero compartir acerca de lo que aprendo y lo que logro, por otra parte conozco personas que siempre se quejan de todo y de nada, y lo más sorprendente es que no son personas exitosas o que sólo gozan de una parte de lo que podríamos llamar éxito y su queja constante es fruto de que han fracasado en otras áreas de la vida.

8. Las personas extraordinarias disfrutan de hacer cosas diferentes y nuevas; las personas ordinarias sólo hacen lo que les es familiar

Dicen que el mayor impulso humano no es nuestro instinto de supervivencia, sino que nuestro mayor impulso es hacer lo que nos es familiar, cuesta salir de la zona cómoda, quedarse en la zona de confort tiene algunos beneficios inmediatos pero tiene un precio mediato.

9. Las personas extraordinarias se enfocan en desarrollarse constantemente; las personas ordinarias olvidan que ellas pueden mejorar

Una persona extraordinaria no pregunta: ¿Es posible mejorar?; sino más bien: ¿En que puedo mejorar?

Siempre hay algo por mejorar, lo malo es que muchas personas dejan de hacerlo y luego viven como si mejorar no fuera posible, es casi una ley:

Quien no vive como piensa terminará pensando como vive.

Las personas extraordinarias siempre están haciendo cosa diferentes que hagan mejorar en algún aspecto de su vida, saben que tienen mucho potencial que no están aprovechando y tratan de explotarlo al máximo, las personas extraordinarias siempre buscan ascender al siguiente nivel, y si tal nivel no existe entonces lo crean.

¿Te encuentras hoy en el mismo lugar y con los mismos problemas que hace seis meses?

Si la respuesta es sí, quizá deberías ver la forma de mejorar de manera que en los próximos seis meses no te encuentres en la misma situación de siempre sino con nuevos desafíos y proyectos.

10. Las personas extraordinarias aprecian la oportunidad de vivir, las personas ordinarias olvidan que un día van a morir

Vive como si fueras a morir mañana y aprende como si fueras a vivir siempre.

Mahatma Gandhi

Nadie sabe cuanto tiempo tiene en este mundo, el reloj no se detiene, existen muchos riesgos y peligros; aún llegando a descubrir tu propósito en esta vida no hay garantías de que tengas el tiempo suficiente para lograrlo; no existe nada seguro, solo existe una oportunidad llamada vida, las personas extraordinarias tienen una alta conciencia de la vida, y eso debido a que también tienen consciencia de la muerte.

Incluso siendo conscientes de que la vida un día va a terminar, las personas extraordinarias utilizan esto para impulsarlos a luchar por sus sueños, mientras que las personas ordinarias utilizan esta verdad para detenerse y como excusa para no intentar progresar.

Compartir es Bueno

Si te gustó el contenido compártelo con tus amigos.
close-link

Send this to a friend