+(591) 77372092

Estoy completamente seguro que a nivel personal el pasado no equivale al futuro. Quizá en lo social se pueda predecir el futuro basándose en los resultados pasados porque la voluntad de una persona no puede contra la mala voluntad de muchas personas. Con esta entrada no voy a menospreciar la experiencia sino que quiero poner énfasis en la actualización y la mejora constante; considero que la experiencia en una gran base para el éxito pero que también esta base requiere de desarrollo.

1.- El mundo cambia.- Los que funcionó en el pasado puede ya no funcionar en un futuro no muy lejano, hay cosas que se vuelven obsoletas; las modas cambian, las tendencias de mercado e industria también, la misma educación y la sociedad lo hace.

Quien use las estrategias de ayer en el mundo de hoy probablemente no tenga un negocio mañana.
John Mason

2.- La competencia aumenta.- He escuchado que en el pasado había mucha competencia para lo fácil y poca competencia para lo difícil, pero que ahora hay competencia tanto en lo fácil como en lo difícil, esto quizá al aumento de personas y también el acceso a la educación gracias a internet, hoy quien lograr explotar un nuevo nicho de mercado pude ser único y pionero hasta que otros con sus mismas habilidades se enteren y entren a querer parte del pastel.

3.- La capacidad y las habilidades se deterioran.- Lo que no se usa se pierde, cuando una persona se confía en su pasado para el futuro tiende a descuidar lo que llevó al éxito, el cultivo de sus habilidades y el aumento de su capacidad.

4.- Los innovadores aparecen.- Independientemente de la competencia puede surgir algún innovador o varios que te quiten espacio, cuando Apple era líder del mercado con los smartphones solía lanzar un modelo de iPhone cada 18 meses, Samsung entró al mercado y se decidió a lanzar 5 modelos al año; gracias a su espíritu innovador Samsung paso de chico nuevo de la industria al principal competidor de Apple.

5.- Los malos hábitos surgen.- En las ventas y en los deportes es donde más se puede ver la necesidad de estar constantemente entrenándose y corrigiéndose, es fácil agarrar nuevos malos hábitos que te estorben y que acumulativamente ya no te permitan destacar.

7.- Los buenos hábitos se pierden.- Los buenos hábitos también son susceptibles de deteriorarse, perder su fuerza, hacemos con menos frecuencia lo que antes hacíamos todos los días, por último ya ni lo hacemos; si hay algo que haga a alguien perder su rendimiento de forma permanente es la pérdida de un buen hábito.

Compartir es Bueno

Si te gustó el contenido compártelo con tus amigos.
close-link

Send this to a friend