+(591) 77372092

El Hombre en Busca de Sentido es un libro escrito por el psicólogo Viktor Frankl en el que narra de forma breve su experiencia en los campos de concentración Nazi, este es sin duda un libro de lectura obligatoria para cualquier persona que le interese incrementar su inteligencia existencial ya que el libro desarrolla acerca de la gran capacidad de dotar de sentido y significado que desarrollaron los privados de libertad en los campos de concentración, de hecho está última capacidad era la que determinaba su capacidad de supervivencia, ya que un hecho que pudo observar era que los más aptos para la supervivencia eran quienes tenían mayor fortaleza interior y no la fortaleza física, en los campos de concentración el suicidio era frecuente y para evitar esta situación Viktor Frankl procedía a ver la forma de atar al internado a una meta, una persona a la que puede llegar; una obra, una responsabilidad o una misión que solo el puede terminar.

Viktor Frankl a partir de esta experiencia creo su propia psicoterapia que denominó “Logoterapia” basada principalmente en ayudar a las personas a descubrir algún sentido, una meta o una responsabilidad que la vida exija de las personas.

Si bien el libro no viene con ejercicios de autoanálisis como un Workbook o libro de trabajo, el mismo se encuentra con bastantes reflexiones acerca del sentido de la vida y la capacidad del hombre a descubrir el porqué de su existencia, el libro pretende más que todo describir algunas de las vivencias que tuvo el autor en los campos de concentración, también comparte algunos puntos acerca de la logoterapia, no obstante no es un compendio acerca de esta terapia aunque revela bastante acerca de ella.

Frases de El Hombre en Busca de Sentido de Viktor Frankl

Ahora voy a extraerles algunas frases del libro que más he gustaron y me ayudaron a reflexionar acerca del sentido de la vida:

La felicidad es como una mariposa. Cuanto más la persigues, más huye. Pero si vuelves la atención hacia otras cosas, ella viene y suavemente se posa en tu hombro. La felicidad no es una posada en el camino, sino una forma de caminar por la vida.

El humor es otra de las armas con las que el alma lucha por su supervivencia. Es bien sabido que, en la existencia humana, el humor puede proporcionar el distanciamiento necesario para sobreponerse a cualquier situación, aunque no sea más que por unos segundos.

No hay nada en el mundo que capacite tanto a una persona para sobreponerse a las dificultades externas y a las limitaciones internas, como la consciencia de tener una tarea en la vida.

La libertad interior puede elevar al hombre muy por encima de su destino adverso.

Son las circunstancias excepcionalmente adversas o difíciles las que otorgan al hombre la oportunidad de crecer espiritualmente más allá de sí mismo.

No importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida espera algo de nosotros.

Vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a las cuestiones que la existencia nos plantea; cumplir con las obligaciones que la vida nos asigna a cada uno en cada instante particular.

Un hombre consciente de su responsabilidad ante otro ser humano que lo aguarda con todo su corazón, o ante una obra inconclusa, jamás podrá tirar su vida por la borda.

Nosotros no inventamos el sentido de nuestra vida, nosotros lo descubrimos.

El libro no tiene desperdicio, eso sí, es bastante dramático y al leerlo puedes estar seguro que apreciarás más las bendiciones que tienes en este momento en tu vida, si en los campos de concentración los hombres pudieron lograr salir adelante, cuanto más nosotros que nos encontramos en circunstancias mucho más aceptables.

El libro es bastante reflexivo, te llevará a una realidad diferente a la que vives mostrándote como las personas lograron sobreponerse a circunstancias adversas muy extremas, sin duda un libro de lectura obligada a quienes les interese estimular un poco su inteligencia existencial.

Send this to a friend